Historia

La jurisdicción eclesiástica de Tumaco se creó como Prefectura Apostólica el 1º  de mayo de 1927, por papa Pio Xl, siendo segregada de la Diócesis de Pasto. Fue encomendada a la comunidad de los Padres Agustinos y comprende en esto entonces: Tumaco, Barbacoas, Iscuandé, Ricaurte, Guapi y Puerto Merizalde. El primer prefecto fue Monseñor Bernardo Merizalde quien impulsa la educación, la construcción del ferrocarril Tumaco-Pasto y otras obras de promoción social.

En 1947, Monseñor Pedro Nel Ramírez sucede a Monseñor Merizalde. En 1952 Puerto Merizalde es anexado al Vicariato de Buenaventura, recién creado.

El 5 de abril de 1954 la Prefectura de Tumaco se divide en dos: Guapi, confiada a los P.P. Agustinos, y la región del sur a los Padres Carmelitas, bajo la dirección del nuevo obispo Monseñor Luis Irizar Salazar quien se dedica a desarrollar su programa pastoral en torno a la creación de nuevas parroquias, construcciones escolares, la creación de la Escuela  Misional Santa Teresita, el colegio del mismo nombre, dirigidos por las Hermanas Carmelitas que llegaron en 1954 a Barbacoas y posteriormente a Tumaco.

El 7 de febrero de 1961 el Papa Juan XXlll elevo la Prefectura al rango de Vicariato Apostólico, y Monseñor Luis Irizar es elegido Primer Vicario recibiendo su consagración episcopal el 15 de abril de mismo año.

El 5 de noviembre de 1965 muere Monseñor Irizar y como su sucesor es elegido Monseñor Miguel Ángel Lecumberri quien es consagrado obispo el 31 de julio de 1966. En su servicio pastoral se edifican los templos de San Juan de la Costa, el Charco, Bocas de Satinga; en educación abre el Colegio Nuestra Señora del Carmen de El Charco, el Politécnico Santa Teresa en Tumaco, el Colegio de San Juan de la Costa y el de Santa Teresita en Altaquer.

En 1970 a Salahonda las hermanas de la Compañía de María. En 1971, Monseñor inaugura el servicio de la Emisora “Radio Mira” la cual ha prestado y presta incalculables servicios a los habitantes de la costa pacífica de Nariño. De igual manera Monseñor Lecumberri se preocupó por que comiencen a surgir vocaciones nativas y es así como ayuda a vario jóvenes para ingresar al Seminario y comienzan a llegar al Vicariato sacerdotes Diocesanos y Misioneros.

En 1973 se abre el Centro Catequístico para la Formación de Catequistas. En 1976 llegan los Misioneros de Belén quienes forman un equipo de Pastoral Indígena con laicos de la región. Su presencia ha traído grandes aportes para la Iglesia de Tumaco

El 4 de julio de 1986, el vicariato vive un acontecimiento inolvidable en la historia de la Iglesia Tumaqueña: la visita de S.S, Juan Pablo ll, con lo cual se marca una renovación pastoral; con motivo de la preparación de la visita, se da impulso en Tumaco a la realización de obras de progreso, especialmente en infraestructura.

Monseñor Lecumberri presenta su renuncia al Vicariato, la cual fue aceptada en febrero de 1990. Como su sucesor es elegido Monseñor Gustavo Girón Higuita, Carmelita Misionero, quien es consagrado en Medellín el 22 de abril de 1990 y toma posesión en Tumaco el 3 de junio del mismo año.

El 29 de octubre de 1999, S.S. Juan Pablo ll, eleva el Vicariato al rango  de Diócesis, siendo su primer Obispo Titular Monseñor Gustavo Girón Higuita. En este tiempo la población de Santa Bárbara pasa al Vicariato Apostólico de Guapi. Durante su labor pastoral se destaca el trabajo fortalecimiento del clero diocesano nativo, el tratar de incorporar un Plan Pastoral que responda a las necesidades pastorales propias de la religión, la creación de nuevas parroquias y la incorporación de nuevas comunidades religiosas al servicio misionero tales como los Franciscanos, Claretianos, Combonianos entre las comunidades masculinas y las Hermanas Franciscanas y de la Compañía de María, entre las femeninas. También cabe la pena destacar que desde la llegada de Monseñor Girón se ha realizado anualmente y de forma continua la Asamblea de Pastoral Diocesana, que, como su nombre lo indica, procura dar luces, brindar criterios pastorales e incorporar más al laico al Proceso Pastoral de la Diócesis.

Anuncios